Moda

HEMP – Nuevas fibras en el mundo textil

Durante miles de años, los humanos han mejorado y perfeccionado los métodos de cultivo, cosecha y procesamiento del cáñamo con el fin de obtener fibra para la confección de prendas y mucho más. Hoy, disponemos de innumerables tipos y mezclas de tejidos que satisfacen todo tipo de necesidades y aplicaciones. Pero ¿cómo se obtiene y procesa la fibra de cáñamo?

La fibra de cáñamo se produce a partir de variedades de Cannabis sativa L. con un bajo contenido en cannabinoides que se plantan muy juntas para minimizar la cantidad de ramas y favorecer que se formen tallos centrales, altos y rectos. A diferencia de la mayoría de variedades de cannabis psicoactivas, los tallos de las variedades cultivadas para extraer fibra se caracterizan por ser huecos y por contener cantidades de fibra mucho mayores (35% frente al 15%).

En el hemisferio norte, las semillas para obtener fibra de cáñamo se siembran cuando la temperatura del suelo se encuentra por encima de los 7,5°C y por lo general se cosecha más o menos en agosto, una vez que el polen empieza a desprenderse. El cáñamo puede florecer incluso en las condiciones menos óptimas, y en estos casos, generalmente, produce más que los cultivos rivales.

Sin embargo, para obtener las mejores cosechas, el cáñamo debe cultivarse en condiciones templadas y húmedas, en suelos bien drenados y no ácidos con un alto contenido en nitrógeno. La tierra debe estar húmeda, pero no en exceso, ya que se ha demostrado que el suelo excesivamente húmedo produce fibras endebles. También se dice que los veranos frescos ayudan a que la fibra sea fina y fuerte.

Cosechar y separar la fibra de cáñamo

Si la única finalidad del cultivo es obtener fibras, tanto las plantas macho como las hembra se cortan tan pronto como los machos comienzan a exudar polen. Si la finalidad del cultivo es obtener fibras y semillas, se permite a los machos polinizar a las hembras antes de cortarlos. En este punto, se deja madurar a las hembras hasta que las semillas están listas. Solo después, se cortan las plantas hembra, y se separan la fibra y las semillas.

Curiosamente, los agricultores tradicionales de cáñamo del R.U. aseguraban que las plantas de cáñamo macho producen una fibra mucho más fina y más sedosa que la producida por las hembras. Esta afirmación se confirmó en un estudio, realizado en 1996 en Hungría, que llegó a la conclusión de que la fibra macho era más fina mientras que la fibra hembra era ligeramente más fuerte.

Enriamiento o separación de la fibra de cáñamo

Una vez que se han cortado las plantas, se suelen colocar los tallos en el suelo durante varias semanas para que se produzca el enriamiento. Este es un proceso de descomposición mediante el cual la pectina (una especie de gel de polisacárido presente en la mayoría de las paredes celulares de las plantas) que une las fibras entre sí se descompone por la exposición a la luz y el aire, y deja al descubierto las largas fibras del líber. Las fibras del líber o fibras vegetales son las que ocupan el floema o corteza interna de las plantas dicotiledóneas como el cáñamo y el lino.

La separación o enriamiento también se puede realizar en tanques de agua, lo que acelera el proceso, o en las heladas y la nieve, donde se dice que se produce una fibra más blanca y más fina. Hoy en día, también existen métodos químicos y enzimáticos con los que acelerar el proceso de separación.

Decorticación de la fibra de cáñamo

La decorticación consiste en eliminar el núcleo central leñoso del tallo. Este paso puede llevarse a cabo inmediatamente después del enriamiento, mientras que los tallos siguen húmedos. En este caso, las fibras húmedas se pelan separándolas del núcleo, y después se secan. Como alternativa, se pueden secar los tallos y luego procesarlos con maquinaria especializada, que rompe el núcleo leñoso y lo separa de las fibras.

Gracias a la maquinaria de descortezado moderna, ya no se tarda tanto tiempo en conseguir el enriamiento o separación, ni los procesos de descortezado se hacen por separado, ya que estas máquinas combinan los dos procesos en uno, produciendo fibra preparada en fardos unos pocos minutos después de haber cortado la planta.

Tratamiento de la fibra de cáñamo

Una vez que las fibras se han separado, se forman fardos o pacas y se retiran del campo para procesarlas y convertirlas en hilo. A menudo, la fibra se teje sin ningún tipo de procesamiento complementario. Sin embargo, algunos productores han desarrollado procesos químicos o mecánicos que aumentan la suavidad o elasticidad de las fibras.

Por ejemplo, hay un proceso complejo que requiere remojar las fibras en una solución de jabón y carbonato de sodio cerca del punto de ebullición, antes de lavarlas con agua y sumergirlas en ácido acético diluido. Después, las fibras se vuelven a lavar en agua pura una vez más, luego se secan y se peinan para obtener un resultado final de excepcional suavidad y finura, y excelente calidad.

Eliminar la lignina de la fibra de cáñamo

La lignina es un biopolímero leñoso duro que conforma un 8-10% del peso en seco de las fibras de cáñamo. Es responsable del tacto áspero y rasposo de la fibra de cáñamo tradicional. Si se elimina la lignina, la fibra resultante es mucho más lisa y más suave. La imposibilidad de eliminar la lignina del cáñamo sin reducir la resistencia de la fibra hizo que se optara por otros cultivos, un motivo más por el que el uso de la fibra de cáñamo comenzase a disminuir tan drásticamente en el período posindustrial.

A mediados de la década de los 80, los investigadores desarrollaron una nueva técnica para eliminar la lignina a través de métodos enzimáticos y microbianos. Por primera vez, se le aplica a la fibra de cáñamo proteasa, una enzima de las proteínas digestivas, que reduce el nitrógeno en los tallos. Luego, se permite que una especie de hongo conocido como Bjerkandera crezca sobre las fibras, donde consume la lignina. Las fibras producidas con esta técnica eran mucho más versátiles, por lo que, de nuevo, se empezó a utilizar cáñamo en la confección de prendas de vestir.

Hilado de la fibra de cáñamo

La fibra de cáñamo se hila de manera similar a otras fibras naturales. Por lo general, las fibras se entrelazan para formar hilos largos y continuos, que suelen sellarse con cera o un agente similar para hacer que el resultado final sea impermeable o dure más.

Normalmente, es en esta etapa del proceso cuando se añaden otras fibras a la mezcla: en lugar de tejer una tela en la que únicamente se combinan hilos obtenidos a partir de un solo tipo de fibra, el propio hilo es una mezcla de fibras que influye en las características finales. Sin embargo, no siempre es así: el fustán, por ejemplo, tradicionalmente hace referencia a un material textil hecho de una urdimbre de lino (hilo longitudinal) entretejida con una trama de algodón (hilo transversal).

El proceso del hilado a mano

Tradicionalmente, este proceso se realizaba a mano, con la ayuda de nada más que dos herramientas simples, el huso y la rueca. El huso es una pieza con forma cónica y un contrapeso a la que se enrolla la fibra, y la rueca es una vara de madera alrededor de la cual se fija una porción de la fibra que va a ser hilada.

El hilandero artesanal pone el huso de hilar a dar vueltas, y suelta lentamente la fibra en bruto de la rueca; el movimiento de rotación y la fuerza del contrapeso a medida que cae, poco a poco, hacen que las fibras se entrelacen firmemente en hilos. Algunos aficionados y productores especializados todavía tejen a mano utilizando estas herramientas tradicionales.

Para hilar a mano la fibras de cáñamo, la mejor opción es un torno de hilar ligero de peso, ya que puede girar muy rápido y producir hilo fino y suave. La mayor parte del hilo de cáñamo es hilado en seco, pero también se puede hilar «húmedo»: el hilandero simplemente se humedece los dedos con agua y frota ligeramente el hilo a medida que gira, alisando las fibras lacias para producir el resultado más suave posible.

Aunque el cáñamo ahora tiene que competir con una gran variedad de fibras alternativas, tanto naturales como sintéticas, la mejora de las técnicas de procesamiento ha puesto al descubierto usos innovadores para los productos textiles de cáñamo. Además de esto, la necesidad de encontrar cultivos textiles de bajo impacto ambiental aumenta con rapidez. Por estas razones, una vez más el cáñamo está cobrando importancia después de un largo período de declive, aunque puede que no recupere su antiguo estatus como cultivo textil número uno.

Tejidos de cáñamo producidos con fibra de cáñamo

Siempre ha sido posible fabricar diferentes tejidos a base de cáñamo de alta calidad y duraderos, ya sea solo o en combinación con otras fibras naturales como el lino o la seda. Aunque la imagen tradicional de la tela de cáñamo es la de una estopa o lona que es áspera y rasposa, hay que destacar la variedad de tejidos delicados que pueden producirse a partir de él.

  • Lino: El lino es un buen ejemplo de un material textil ligero que puede producirse a partir de cáñamo puro. Cuando el lino está hecho de cáñamo, el resultado es ligero, duradero y transpirable, ¡excelente en condiciones de calor y humedad!
  • Felpa: El cáñamo también se utiliza con frecuencia para hacer tela de felpa, el material de pelo o hilos levantados que puede ser tanto tejido como de punto, que se utiliza principalmente para la elaboración de toallas. Debido a las extraordinarias propiedades de absorción del cáñamo, se considera muy adecuado para este empleo.
  • Sarga: Las fibras de cáñamo también son muy apropiadas para diferentes tipos de sarga o tela cruzada, entre los que se incluye la tela vaquera, la tela de espiguilla y la franela, y para varios tipos de tejidos de punto como el de los jerséis y el velvetón, una imitación del terciopelo.
  • Charmeuse de Cáñamo y Seda: Cuando se utiliza en combinación con la seda, el cáñamo puede usarse para hacer tanto tafetán, una tela un tanto rígida y brillante utilizada para confeccionar vestidos de baile y de novia. También se puede usar para elaborar charmeuse, un tipo de satén brillante utilizado para hacer ropa interior drapeada y vestidos de noche sueltos. Con la mezcla de cáñamo y seda se pueden hacer incluso complejas telas tejidas en Jacquard, en las que se teje un dibujo o patrón en relieve en la tela.
  • Pañales de algodón y cáñamo: El cáñamo se suele mezclar con algodón para hacer pañales de tela. Se cree que tiene una absorción y una durabilidad superiores a las del algodón, que suele añadirse para aumentar la suavidad de la tela. El cáñamo también tiene propiedades antibacterianas y antimicrobianas, lo que puede ayudar a prevenir la dermatitis del pañal y enfermedades de la piel relacionadas.
  • Muselina de algodón y cáñamo: El cáñamo también se mezcla con algodón para hacer fina muselina o estopilla, algunas de las cuales pueden ser excepcionalmente ligeras y resistentes con excelentes propiedades de absorción. Además, la mayoría de los tejidos de punto fabricados con cáñamo se mezclan con algodón para mejorar la suavidad.

El tejido de cáñamo es duradero, versátil y un cultivo rápido, lo que lo convierte en un gran competidor de otras fibra naturales vegetales. Por encima de todo, se trata de un material de uso sostenible. En una época en la que el mundo busca desesperadamente alternativas sostenibles, los textiles de cáñamo representan una oportunidad válida y emocionante que aprovechar.

El cáñamo en la industria de la moda

La casa de moda Ralph Lauren ha utilizado de manera frecuente el charmeuse de cáñamo y seda producido por EnviroTextiles. Ralph Lauren ha elaborado diversas prendas de vestir, como vestidos de noche y una chaqueta de estilo militar, utilizando este tejido.

Ralph Lauren también ha usado varias mezclas diferentes de cáñamo en sus colecciones más recientes: cáñamo, acrílico y algodón para hacer jerséis, camisetas y sudaderas; cáñamo y algodón para hacer pantalones cortos, camisas y pantalones; y lino, algodón y cáñamo para cortinas, ropa de cama y tapicerías.

El hecho de que el cáñamo se ha convertido en un elemento de la moda comercia se ve confirmado por las decenas de prendas de vestir de cáñamo disponibles actualmente en las tiendas de la calles principales, como H&M, así como por el aumento de piezas de diseño de gama alta, como un pañuelo de Hermès de cachemir, seda y cáñamo.

Además de Ralph Lauren, los tejidos de EnviroTextiles también los ha empleado Donatella Versace, Behnaz Sarafpour, Donna Karan International, Isabel Toledo y Doo.Ri; la Semana de la Moda de Nueva York de 2008 fue un año clave en el que muchos de estos diseñadores presentaron sus nuevos diseños de cáñamo por primera vez.

Empresas textiles de cáñamo a tener en cuenta

Además de EnviroTextiles, hay varias otras empresas productoras de tejidos de cáñamo de alta calidad: Hoodlamb, Datsusara, Patagonia, Clothing Matters, Hempy’s, Livity Outernational, Satori Movement and Dash Hemp, por nombrar unos pocos.

Por supuesto, los tejidos son sólo uno de los pocos productos que se pueden fabricar a partir del cáñamo; todos los días se producen avances en materia de plásticos compuestos, materiales de construcción, productos alimenticios y productos sanitarios. Es emocionante formar parte de una industria que tiene un enorme potencial para hacer que el mundo sea un poco más ecológico. Las aplicaciones del cáñamo son tan versátiles como sostenibles.

Conocé los productos WILD en nuestro e-shop, son 100% pura fibra de cáñamo importados y hechas a mano en Nepal (Asia del sur).

FUENTE: Sensi Seeds
https://sensiseeds.com/es/blog/curso-basico-de-tejidos-de-canamo-y-como-se-fabrican-las-telas-de-canamo/